Lunes 4 de Julio de 2022

Hoy es Lunes 4 de Julio de 2022 y son las 21:53 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

15 de agosto de 2013

Egipto: son casi trescientos los muertos por un brutal desalojo de manifestantes

Policías reprimieron y dispararon contra seguidores del depuesto presidente Mursi en El Cairo. Declararon el estado de emergencia por un mes y hay toque de queda. El premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei renunció como vicepresidente de transición.
El violento desalojo de los dos campamentos de manifestantes egipcios que apoyaban al depuesto presidente islamista Mohamed Mursi dejó hoy al menos 278 muertos y 2.001 heridos, informó el Ministerio de Salud egipcio. Mohamed Fath-Allah, vocero de la institución, dijo que entre los muertos figuran al menos 43 policías.

Testigos informaron que la policía lanzó al principio sólo granadas de gas lacrimógeno contra los manifestantes en los barrios de Ciudad Naser y Giza, que respondieron con piedras y botellas. Más tarde hubo disparos por parte de ambos bandos.

Tras declarar el estado de emergencia durante un mes, el gobierno anunció el toque de queda en El Cairo y en 10 provincias (Giza, Alejandría, Beni Sueif, Menya, Asiut, Sohag, Beheira, Sinaí del Norte y del Sur y Suez), en un intento de contrarrestar la violencia. Comenzará a partir de las 19 hasta las 6 (hora local), indicó un portavoz del gobierno en un mensaje difundido por la televisión estatal.

Esta es la jornada más sangrienta que vive el país desde el golpe de Estado cívico-militar del pasado 3 de julio, ya que los enfrentamientos tienen lugar no sólo en la capital cairota sino también en varias ciudades del interior.

La Hermandad informó en su página web de que al menos 30 personas murieron durante el ataque de las fuerzas del orden a una marcha en el barrio de Alaf Maskan, en el distrito de Nasr City, que se dirigía a la plaza de Rabaa al Adaweya donde se ubica uno de sus campamentos.

Esta plaza se encuentra rodeada por las fuerzas de seguridad y todavía siguen ardiendo neumáticos y otros elementos que fueron prendidos fuego por los islamistas al momento de iniciarse la represión, lo que brinda una imagen aún más dantesca de toda la situación.

"Las balas caen sobre los manifestantes de Rabaa al Adaweya desde todas direcciones", expresó el portavoz de los Hermanos Musulmanes, Mohammed el Beltagui, quien más tarde fue detenido por la policía en las inmediaciones de dicha plaza.

El Beltagui tiene varias órdenes de detención por su presunta participación en disturbios desde el pasado 3 de julio. Las fuerzas de seguridad están buscando ahora al clérigo islamista Safuat al Higazi, quien también se encontraba en el campamento de Rabaa al Adaweya. Según informó la televisión estatal, hay al menos 200 detenidos en El Cairo y varios de ellos portaban armas pequeñas.

Los islamistas señalaron que también hay decenas de muertos en la plaza de Mustafa Mahmud, en el barrio cairota de Mohandesin, por disparos de los efectivos gubernamentales.

La policía cerró las principales rutas y accesos a El Cairo al tiempo que paralizó la circulación de trenes para evitar que tras el comienzo de la represión policial, seguidores de Mursi intenten agruparse en la capital.

Los violentos incidentes motivaron al premio Nobel de la Paz, Mohamed El Baradei, a que renuncie como vicepresidente de transición del país. “He presentado mi dimisión porque no puedo asumir la responsabilidad de decisiones con las que no estoy de acuerdo”, le dijo a la televisión Al Arabiya.

La policía no debería haber desalojado violentamente los campamentos de los seguidores de Mohamed Mursi, porque aún no se habían agotado todas la alternativas pacíficas, señaló El Baradei. "Lamentablemente de lo ocurrido hoy se beneficiarán aquellos que llaman a la violencia y el terror", señaló.

Por su parte, la organización humanitaria Amnistía Internacional pidió hoy a las fuerzas de seguridad egipcias que den "con urgencia" los pasos necesarios para evitar nuevos "derramamientos de sangre" en el país.

Fuente: www.clarin.com