Martes 9 de Agosto de 2022

Hoy es Martes 9 de Agosto de 2022 y son las 16:52 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

15 de noviembre de 2013

¡Efraín ya está en casa!

Efraín comenzó a reír y a llorar, y expresó enojo por primera vez desde que contrajo la enfermedad. Durante un mes fue sometido a un implante de células madres en China y regresó ayer a Trenel. Poco a poco va recuperando funciones y, más allá de que el proceso es lento, la esperanza inunda la familia Cavallero Baz.

El 6 de noviembre Efaín y sus padres partieron de Beijing, China, hacia nuestro país. Debieron para dos días en Dubai, porque se descompensó, fue atendido médicamente y subieron nuevamente al avión.

Respecto a los síntomas evolutivos, Natalia, contó que se “motivó toda parte emocional, se logró una sonrisa que nunca se había logrado, y logró llorar, que nunca había llorado. No manifestaba sus emociones. Mermaron los espasmos y convulsiones, pero hay que darle tiempo, un mes… o mes y algo”.

Mensualmente enviarán los diagnósticos del médicos y kinesióloga y desde China irán indicando si sobre la necesidad de regresar o no. Más allá de ello, generalmente al año y medio deben volver a realizarse un nuevo implante.

“Era tan lindo verlo que se enojaba con la enfermera cuando le sacaban sangre”, comentó la mamá. Es que Efraín por primera vez tras contraer la enfermedad sonríe, busca con la mirada, expresa sentimiento. “El día que lloró, lloré junto a él, y cada vez que se enoja, estamos felices de verlo”, dijo.

Relató que había cinco familias argentinas realizando el tratamiento en la clínica de Beijing. “Fuimos atendidos de maravillas, las enfermeras entraban a cada rato, lo atendían…. Ni bien llegamos tuvimos una charla con el neurólogo jefe, nos dijo que iba a pasar, que medicación nos iban a dar, que le iban a sacar los anticonvulsivos… estaban continuamente con nosotros”, relató.

Por otra parte, explicó que el choque cultural es muy fuerte, “todo es distinto, no lo recomiendo para ir a pasear”, dijo. No comieron carne en un mes y tuvieron que aceptar un vaso de agua caliente en cada casa que entraban porque es su costumbre mostrar la hospitalidad de esa forma.

Natalia no dejó de agradecer a toda la comunidad que ayudó a juntar los 60 mil dólares que costó el viaje y el tratamiento. Efraín padece Síndrome de West y retraso madurativo. El tratamiento ya tuvo sus primeras evoluciones pero aún falta un largo camino por recorrer. www.infopico.com