Domingo 7 de Agosto de 2022

Hoy es Domingo 7 de Agosto de 2022 y son las 22:45 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

2 de diciembre de 2013

Nueva York: descarriló un tren y una parte quedó en el agua

Hay 4 muertos y 67 heridos. Iba hacia el centro de Manhattan cuando cinco vagones salieron de las vías en una curva pronunciada en el Bronx. Se cree que el maquinista había excedido la velocidad.

Primero se escuchó el chirrido de las ruedas y luego todo se sacudió. El suelo de una zona boscosa frenó los primeros vagones, que quedaron casi sobre el agua. En un segundo, la zona quedó regada de cristales. Muchos de los que allí viajaban pasaron del sueño al llanto y al dolor. Eran las 7.22 de ayer domingo cuando un tren que iba desde las afueras del Estado de Nueva York hacia la estación Grand Central de Manhattan, descarriló en una curva pronunciada, donde confluyen los ríos Harlem y Hudson, en el Bronx.

Al menos 4 personas murieron y otras 67 resultaron heridas, en un accidente sobre el cuál no se determinaron las causas, pero que apunta al exceso de velocidad como principal desencadenante.

A unos 300 metros de la estación de Spuyten Duyvil, cinco de los siete vagones de la formación salieron de las vías. En el tren viajaban unas 150 personas, algo sensiblemente inferior a los miles que utilizan ese servicio los días de semana o incluso los fines de semana apenas unas horas más tarde.

“Pasará tiempo hasta saber qué pasó y si el exceso de velocidad fue un factor determinante. Es algo que se tiene que investigar”, dijo, por su parte, una portavoz de Autoridad Metropolitana del Transporte (MTA), quien reveló que la caja negra del tren será entregada a la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB).

“Cualquier curva en las vías tendría restricciones de velocidad”, dijeron las autoridades, quienes informaron que los investigadores examinaban ayer la pista, el equipo de frenado, el sistema de señales y también la labor del maquinista.

Algunos testigos señalaron a diferentes medios locales que el tren“circulaba a mayor velocidad de lo permitido”, mientras que el presidente de la MTA, Thomas Prendergast, admitió en una improvisada rueda de prensa que ése “es uno de los motivos que se están investigando”.

Por otra parte, el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, explicó a los periodistas que, antes de ser trasladado al hospital, el maquinista pudo hablar con los investigadores.

Entre los heridos se encuentran cuatro empleados de Metro North, incluido el maquinista, quien según su propio relato, intentó frenar sin éxito al entrar en la curva.

Apenas comunicado el descarrilamiento, hasta allí se trasladaron un centenar de dotaciones de bomberos, de patrullas de policía y de servicios de emergencia. Del operativo también participaron helicópteros y embarcaciones y buzos tácticos para buscar algún pasajero que hubiera podido caer al río Hudson.

“Estaba dormido y me desperté cuando el vagón empezó a dar varias vueltas. Entonces empecé a escuchar a la gente gritar”, dijo al New York Times Joel Zaritsky, uno de los sobrevivientes.

Residentes locales dijeron que se despertaron por el violento temblor de edificios. Mike Gallo escuchó un estruendo cuando paseaba a su perro. Miró hacia las vías y “supe de inmediato que había ocurrido una tragedia. Vi a muchas personas heridas escapar del tren”.

La MTA confirmó que la línea de ferrocarril de cercanías entre Grand Central y Croton Harmon fue suspendida, mientras que se programó un tren de emergencias para los familiares de los pasajeros. Cabe destacar que la interrupción de ese servicio se produjo en unos de los fines de semana más complicados del año por el gran número de desplazamientos por la festividad de Acción de Gracias.

Este accidente forma parte de una larga serie de incidentes menores y averías de consideración en los trenes de la MTA durante los últimos meses, incluido otro descarrilamiento muy cerca del lugar de ayer en el que se vio afectado un tren de carga.

“Mis pensamientos y oraciones están con aquellos que han sufrido el impacto del descarrilamiento del tren”, aseguró el alcalde saliente de Nueva York, Michael Bloomberg en un mensaje en su cuenta de Twitter. Su sucesor, Bill de Blasio, también se sumó a esas palabras: “Estamos dispuestos y preparados para trabajar con las autoridades de la manera en que se nos requiera”.

El presidente Barack Obama fue informado del suceso por sus asesores y a los pocos minutos, por medio de un comunicado de la Casa Blanca, se comunicó que “sus pensamientos y oraciones van para los amigos y familias que perdieron a alguien, a todos los que se han visto afectados por el accidente”. www.clarin.com

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!