Jueves 18 de Abril de 2024

Hoy es Jueves 18 de Abril de 2024 y son las 14:50 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

30 de noviembre de 2012

Por otro grave caso de corrupción de menores, detuvieron a una de las madres que denunció abuso de su hijo en la Escuela 237

La mujer -condenada a 22 años de prisión por corrupción de menores y con prisión domiciliaria-, había denunciado en su momento al profesor de educación física que le daba clase a su hijo –al igual que a otros niños de 5 años-, en el jardín de infantes de la Escuela 237. La justicia abrió una investigación por el informe elevado tras una pericia sicológica y este jueves ordenó un allanamiento en un domicilio de la calle 106, en el barrio Rucci, donde secuestraron teléfonos celulares y otros objetos y donde detuvieron, una vez más, a la madre del alumno.

El caso es un desprendimiento de la investigación en la que quedó involucrado un profesor de educación física suplente que nada tenía que ver con los hechos denunciados, relacionados con abusos sexuales relatados por niños del jardín de infantes que culparon a uno de los docentes que se desenvolvían supuestamente en las horas de educación física.

Este nuevo caso está en manos de la fiscal Ana Laura Ruffini, quien en las últimas horas solicitó el allanamiento de la casa de la madre de uno de los alumnos del jardín de infantes de la Escuela 237 presentado como víctima de abuso, en procura de encontrar teléfonos celulares, computadoras, videos, dvds, material de lectura, imágenes con contenido pornográfico y todo otro elemento similar.

Se pidió incluso, que se prestara especial atención a la requisa de la mujer en la eventualidad de que tuviera encima algún teléfono celular.

Es que el material observado por una especialista en un celular con el que el niño de 5 años jugaba cuando asistió a la pericia, motivó la preocupación primero y la profundización del análisis de la situación luego, al percatarse los especialistas, que allí se observaban “imágenes de una conducta sexual explícita, inapropiada para la edad y nivel de desarrollo psico-sexual” de la protagonista de esas imágenes, una niña de poco más de un año, al parecer hermanita del niño de 5.

Las pericias arrojaron que se sospecha de una peligrosa conducta de la madre de los niños, en circunstancias que resultan abusivas para los menores y que encuadrarían lisa y llanamente en figuras delictivas.

El pedido de la especialista a la fiscal incluyó la solicitud de una evaluación sicológica de los menores, para poder determinar si han sido víctimas de abuso sexual “en alguna de sus diferentes modalidades”.

En el mediodía del jueves, una comisión policial a cargo del jefe de la Comisaría Tercera se constituyó en el domicilio de la calle 106, en el barrio Rucci, allanó el domicilio de la mujer sospechada, secuestró numerosos elementos relacionados con el pedido de la fiscal Ruffini y finalmente, ante la existencia de esos elementos, se ordenó la detención efectiva de la mujer, que permanece en la dependencia policial de la calle 9.

En rigor, la mujer fue condenada a 22 años de prisión por corrupción de menores en perjuicio de su propia hija de 12 años, pero hasta tanto la pena quede firme, la Cámara del Crimen residual de Santa Rosa, presidida por Hugo Díaz -a quien el gobernador Jorge dijo que postulará para el STJ-, otorgó la prisión domiciliaria a la mujer, permitiéndole retornar a la misma vivienda en la que convive con tres criaturas de 5, 3 y un año y medio.

Esos niños son los que fueron puestos en grave riesgo. El resultado de la investigación, aún preliminar, indica que pese a la dura condena aplicada, la mujer mantuvo su conducta delictiva para con sus propios hijos y por eso volvió a ser detenida.

Es increíble que la justicia pampeana siga cometiendo estos errores tan garrafales. ¿Es que ya nadie supervisa ni advierte las barbaridades que se cometen si no salen a la luz a través de la prensa?

Peor aún, parece que frente a groseros yerros, se reacciona premiando con ascensos. maracodigital.com