Lunes 24 de Junio de 2024

Hoy es Lunes 24 de Junio de 2024 y son las 13:21 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

13 de febrero de 2024

El carácter y temperamento infantil, ¿se heredan o se forman?

Nota de: Adriana Acosta. Ella estudió comunicación y actualmente se dedica a la enseñanza e investigación a nivel universitario.

El carácter y temperamento infantil, ¿se heredan o se forman?

Uno de los retos comunes que tenemos los padres en cuanto a la crianza de nuestros hijos es enseñarles desde pequeños a controlar e identificar sus emociones para que tengan un mejor carácter y temperamento. De esa manera podremos asegurar que al crecer no tendrán problemas para interactuar con otros.

Sin embargo, aún no sabemos cómo se forma el carácter, porque hay ideologías arraigadas y paradigmas afirmando que las personas nacen con un cierto tipo de carácter, el cual es parte de su personalidad e identidad, por lo que es difícil cambiarlo.

En este artículo explicaremos qué es el carácter y el temperamento y cómo evitar que tus hijos desarrollen ciertas conductas negativas afectando sus relaciones sociales.

El carácter infantil
El carácter de una persona se va formando desde la niñez, no nacemos con ella. Esta se va formando con la educación que nos dan nuestros padres, de las experiencias que vivimos, de las interacciones con otros y el entorno donde nos desarrollamos.

Los padres cobran un papel importante para la formación del carácter de sus hijos, ya que ellos son como esponjas que aprenden imitando las conductas de sus padres. El carácter lo va construyendo el niño a través de los esfuerzos que realiza para lograr lo que quiere y de la voluntad que tenga.

Cuando el niño se esfuerza y tienen la voluntad para conseguir lo que desea, irá tomando decisiones conscientes y tomará acciones deliberadas, para alcanzar su objetivo. De esa manera, poco a poco, con base a sus experiencias buenas o malas, formará su carácter.

Pongamos un ejemplo: si un niño quiere jugar toda la noche, y sus padres lo prohíben a base de gritos y maltratos, formará un carácter colérico, es decir, se enojará demasiado hasta conseguir lo que quiere.

Esto no quiere decir que dejemos que los hijos hagan lo que quieren, pues los límites y las reglas deben existir; solo que hay que pedirles las cosas “por la buenas”, explicando los motivos y las razones por las cuales deben hacer lo que se les pide. Así los hijos entenderán los argumentos y evitarán actuar con agresividad.

Cómo ayudar a los hijos a formar un buen carácter
Construye un ambiente idóneo para tus hijos, basados en amor, respeto, confianza y apoyo. Cuando los niños se desarrollan en hogares seguros, su carácter será pacífico.
Déjales experimentar, es decir, dales un poco de libertad para conocer el mundo que les rodea, así aprenderán de sus errores y en base a su experiencia y voluntad podrán esforzarse para conseguir por sí solos lo que desean, forjando un carácter independiente y decisivo.
Proporciona actividades interesantes de acuerdo a su edad y a sus necesidades e intereses.
Comunícate de manera amorosa, explica las razones y los argumentos de las cosas que les pides hacer, sin olvidar poner límites.