Lunes 4 de Julio de 2022

Hoy es Lunes 4 de Julio de 2022 y son las 22:18 - FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

EL TIEMPO EN TRENEL

27 de julio de 2013

Una piquense cumplió el sueño de todo científico

Egresada de la UNLPam entre premios Nobel y jóvenes investigadores.

Laura Mazzaferro es una piquense de 29 años que hace algunos atrás ‘voló’ de su terruño para comenzar a codearse con lo más granado de la comunidad científica. Laura estudió en la Escuela 111, en el Colegio Eduardo de Chapeaurouge se diplomó en la etapa secundaria y en la Universidad Nacional de La Pampa completó sus estudios terciarios y concretó el sueño de diplomarse en la licenciatura de Química. Lo que siguió es una alocada carrera que la terminó instalando en el firmamento de los científicos importantes, previo paso por la sede barilochense de la Universidad del Comahue.

La vida y obra actual de la piquense trascendió a punto tal que algunos medios especializados del mundo ya la colocan en un lugar de referencia. Y en nuestro país, el sábado pasado, un artículo firmado por Martín Cagliani, desde Lindau, Alemania, para el suplemento Futuro del diario Página/12, la vuelve a poner a consideración de la gente. “Cuando éramos niños nos relataban esos cuentos originados en la recopilación de los Hermanos Grimm, en los cuales había condes y condesas, grandes héroes y héroes por nacer, palacios y pueblos de ensueño. Este relato ocurre en un pueblito de cuento de hadas llamado Lindau, donde los nacientes héroes de la ciencia, jóvenes investigadores de todas partes del mudo, se reúnen a escuchar las anécdotas de los veteranos más laureados, los ganadores del Premio Nobel”, escribió el periodista porteño.

“Son los llamados Lindau Nobel Laureate Meeting. La idea principal de estas reuniones es conectar y enseñar, que las nuevas generaciones se nutran de la experiencia que destilan las viejas generaciones de investigadores. En ese pueblito de ensueño que es Lindau, enclavado en una isla del lago Constanza, Alemania, se cumple el sueño de todo científico que recién empieza su carrera, que es el de poder charlar de frente con los veteranos de la ciencia, con aquellos que llevan décadas de investigación encima y que han aportado su granito a la historia y al avance de la ciencia”, agrega.

Argentinos en Lindau

“Un ejemplo de ello son Laura Mazzaferro, Victoria Flexer y Javier Bardagi, tres investigadores argentinos que se dedican a la química, y que estuvieron en Lindau. Laura y Javier están terminando sus estudios de post doctorado en Alemania. Victoria lo está haciendo en Bélgica. Esto resume un poco una de las metas de estas reuniones: la de anular las fronteras. Que la ciencia no tenga nacionalidad, más que la de la humanidad. Podrá parecer naïf, ya que si bien los científicos no tienen problemas en desarrollar sus investigaciones en diferentes países, sus descubrimientos a veces no se transforman en un bien de la humanidad, ni en el de una nación dada, sino tal vez de una compañía. Lindau aboga por compartir el conocimiento”, publicó.

Y continúa, “Laura Mazzaferro es una argentina de La Pampa, que se recibió de licenciada en Química en 2007, en la Universidad Nacional de La Pampa, y se doctoró con beca del Conicet en 2011. Para 2012 ya estaba realizando su post doctorado en Alemania, becada por la Fundación Alexander von Humboldt, en la Universidad de Freiburg. “Cuando recibí la nominación para participar de la reunión Lindau contó Laura antes de que se iniciasen las reuniones fue una gran sorpresa, porque siendo estudiante en la UNLPam jamás me imaginé poder encontrarme algún día con nada menos que los premios Nobel de Química. Considero que estos científicos son la cara visible de excelentes grupos de trabajo, sin los cuales los descubrimientos que realizaron no hubieran sido posibles. Por eso me gustaría preguntarles cómo fue ese proceso de armar un grupo de trabajo y llevar adelante una línea de investigación, qué dificultades tuvieron y cómo las resolvieron. Sí, me interesa particularmente ‘eso que no se cuenta’, o sea, el día a día de trabajar en investigación”, concluye.

Olga Bertonazzi, madre de la “mente brillante” local, acercó el dato ayer a esta redacción. A miles de kilómetros de aquí, Laura continúa su sueño. “Siempre se distinguió, fue abanderada, participó con éxito de las olimpíadas nacionales de biología, estuvo en Suecia y en Minnesota, Estados Unidos; no deja de sorprendernos”, señaló, sin ocultar su orgullo, nuestra fuente. La diferencia horaria hizo imposible, ayer, lograr la conexión con la piquense que prometió, a través de su madre, establecer contacto con el medio para acercar con su propia voz el impacto que significa, profesional y socialmente, haber logrado instalarse en esa cúspide reservada para pocos. www.diariolareforma.com.ar