Lunes 27 de Septiembre de 2021

Hoy es Lunes 27 de Septiembre de 2021 y son las 19:59 FM LA VOZ 96.5

  • 20.9º

20.9°

Despejado

  • Fecha

  • Contagios

  • Recuperados

  • Muertes

13 de junio de 2013

Allanaron la casa de la chica y ahora investigan a su entorno

La Policía se llevó valijas, bolsos y sábanas con pruebas mientras la velaban en Olivos. Fue después de que se supiera que no habría sido violada y que hallaran sangre y cabellos en un contenedor cercano.

La investigación del crimen de Angeles Rawson (16) dio ayer un vuelco inesperado: surgieron indicios que comenzaron a apuntar a su entorno, sobre todo a partir de la sospecha de que la adolescente estuvo en su casa de Palermo tras salir de una clase y antes de ser asesinada y arrojada a la basura. La División Homicidios de la Federal y la fiscal Paula Asaro allanaron anoche la propiedad durante más de dos horas mientras todos sus familiares estaban en Olivos, velándola. Buscaban una mochila que, según sus compañeras, tenía puesta en la mañana en que desapareció y que su padrastro dijo haber visto en su habitación por la noche. También procuraban rastrear algún diario íntimo, computadoras y, como hipótesis de máxima, rastros genéticos que puedan indicar si el asesinato se pudo haber cometido allí. Querían contrastarlos con sangre y cabellos hallados ayer en un contenedor de basura en Arévalo al 1900 (a 5 cuadras de la casa).

En medio de un secreto de sumario impuesto por el juez Javier Feliciano Ríos, la Policía cerró anoche por completo la cuadra de la calle Ravignani al 2300, entre Paraguay y Santa Fe. Alejó a los medios y convocó al padrastro y a la mamá de Angeles –que viven allí junto la chica y a dos de sus hermanos– para que regresaran del velatorio y abrieran el departamento de la planta baja del edificio para que entraran peritos de Criminalística, según pudo observar Clarín en el lugar. Pasadas las 23.30, los agentes comenzaron a sacar de allí valijas, bolsos, sábanas anudadas y –según un vocero– hasta la mochila que despertó sospechas. “Nos estamos llevando todo”, dijo una fuente del operativo.

Otros policías se pusieron a interrogar a vecinos: una versión indicaba que el portero de un edificio cercano la habría visto volver a su casa en el mediodía del lunes –lo que permitiría descartar que la hayan capturado en el trayecto desde su clase de gimnasia, como se creía– y por eso también se analizaban tres cámaras de seguridad ubicadas en el vecino edificio de Ravignani 2330, donde la familia de la chica tendría baulera y cochera. Una de estas habría registrado su paso al mediodía.

A esto se sumó otro dato clave: la autopsia indicó que Angeles no habría sido violada, por lo cual se empezó a buscar un móvil diferente al sexual (ver Las dudas...).

Angeles había sido denunciada como desaparecida por su familia en la noche del lunes. El martes a las 11 su cuerpo fue encontrada estrangulada en una cinta transportadora de basura de la Ceamse en José León Suárez (San Martín). Las primeras sospechas fueron que la chica había sido capturada por un violador cerca de otra planta de la Ceamse, la que hay en el barrio de Colegiales, cuando salía de una clase de gimnasia en un predio que está pegado. Se suponía que alguien había descartado su cuerpo en la basura que se acumula allí, para que luego un camión la llevara hacia el conurbano.

Sin embargo ayer por la tarde todo dio un giro. Y la Policía comenzó a investigar si el ataque había ocurrido en algún punto cercano a su casa –o en la misma casa– y si después habían arrojado su cuerpo en un contenedor de la calle para que terminara en la basura. Por eso se revisaron y peritaron más de media docena de contenedores.

En la misma línea de “rastrillaje” se revisaron obras en construcción del barrio. Pero esta pista luego fue abandonada.

Entre las tareas que hizo ayer la Policía –seguida de cerca por el secretario de Seguridad, Sergio Berni–, hubo una recopilación de filmaciones. Sólo el Gobierno de la Ciudad le envió a la fiscal Asaro 224 horas de grabaciones en bruto, correspondientes a 8 cámaras instaladas en un perímetro de unas 20 cuadras alrededor del lugar donde la chica asistió a su clase de Educación Física.

La fiscal también obtuvo datos sobre el celular de Angeles, que sigue sin ser hallado. Por lo pronto, se develó uno de los misterios: la carga virtual de crédito que se le había hecho al aparato a las 10.59 del lunes la hizo la madrastra de la chica, que hacía esto periódicamente. De lo que no trascendieron más detalles fue de la llamada de 10 minutos que esa misma mañana se hizo desde el celular de la chica al Banco Santander Rio. Una clave del caso estaría ahí. www.clarin.com

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, s�� el primero en escribir uno!

  • Desarrollado por
  • RadiosNet